22.3.14

¡Piú Avanti!


No te des por vencido, ni aún vencido,
 no te sientas esclavo, ni aún esclavo;
 trémulo de pavor, piénsate bravo,
 y acomete feroz, ya mal herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido
 que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo,
 no la cobarde estupidez del pavo
 que amaina su plumaje al primer ruido.

Procede como Dios que nunca llora;
 o como Lucifer, que nunca reza;
 o como el robledal, cuya grandeza
 necesita del agua y no la implora...
¡Que muerda y vocifere vengadora,
 ya rodando en el polvo, tu cabeza!

Pedro Bonifacio Palacios

(Alma Fuerte)

9.12.12

PRESENCIA


Algún día lo sabré. Este cuerpo que ha sido
Mi albergue, mi prisión, mi hospital, es mi tumba.
 
Esto que uní alrededor de un ansia,
De un dolor, de un recuerdo,
Desertará buscando el agua, la hoja,
La espora original y aun lo inerte y la piedra.
 
Este nudo que fui (inextricable
De cóleras, traiciones, esperanzas,
Vislumbres repentinos, abandonos,
Hambres, gritos de miedo y desamparo
Y alegría fulgiendo en las tinieblas
Y palabras y amor y amor y amores)
Lo cortarán los años.
 
Nadie verá la destrucción. Ninguno
Recogerá la página inconclusa.
Entre el puñado de actos
Dispersos, aventados al azar, no habrá uno
Al que pongan aparte como a perla preciosa.
Y sin embargo, hermano, amante, hijo,

Amigo, antepasado,
No hay soledad, no hay muerte
Aunque yo olvide y aunque yo me acabe.
 
Hombre, donde tú estás, donde tú vides
Permaneceremos todos.

ROSARIO CASTELLANOS

9.9.12

ME QUIERES BLANCA

Tú me quieres alba,
Me quieres de espumas,
Me quieres de nácar,
Que sea azucena
Sobre todas, casta.
De perfume tenue,
Corola cerrada.
Ni un rayo de luna
Filtrado me haya.


Ni una margarita
Se diga mi hermana.
Tú me quieres nívea,
Tú me quieres blanca,
Tú me quieres alba.
Tú que hubiste todas
Las copas a mano,
De frutos y mieles
Los labios morados.


Tú que en el banquete
Cubierto de pámpanos
Dejaste las carnes
Festejando a Baco.
Tú que en los jardines
Negros del Engaño
Vestido de rojo
Corriste al Estrago.


Tú que el esqueleto
Conservas intacto.
No sé todavía
Por cuáles milagros,
Me pretendes blanca
(Dios te lo perdone),
Me pretendes casta
(Dios te lo perdone),
¡Me pretendes alba!
Huye hacia los bosques,
Vete a la montaña;
Límpiate la boca;
Vive en las cabañas;
Toca con las manos
La tierra mojada;
Alimenta el cuerpo
Con raíz amarga;
Bebe de las rocas;
Duerme sobre escarcha;
Renueva tejidos
Con salitre y agua;
Habla con los pájaros
Y lévate al alba.

Y cuando las carnes
Te sean tornadas,
Y cuando hayas puesto
En ellas el alma
Que por las alcobas
quedó enredada,
Entonces, buen hombre,
Preténdeme blanca,
Preténdeme nívea,
Preténdeme casta.

Alfonsina Storni(Argentina)

12.8.12

AZRAEL



 Azrael, abre tu ala negra, y honda,
cobíjeme su palio sin medida,
y que a su abrigo bienechor se esconda
la incurable tristeza de mi vida.


Azrael, ángel bíblico, ángel fuerte,
ángel de redención, ángel sombrío,
ya es tiempo que consagres a la muerte
mi cerebro sin luz: altar vacío...


Azrael, mi esperanza es una enferma;
ya tramonta mi fe; llegó el ocaso,
ven, ahora es preciso que yo duerma...
¿Morir..., dormir..., dormir...? ¡Soñar acaso!

Amado Nervo

8.3.12

FLORES DEL ALMA

Ave errante, cruzando el infinito
Por este mundo paso.

La ley de la materia me entretiene
Entre el placer y el llanto.
Y al ir desde la cuna hasta el sepulcro
Bien sé que infortunado
He de llegar á ser ceniza fría
Para propios y extraños.

Mas por que no se olvide hasta mi nombre,
Al disiparse el ruído de mis pasos
Flores del alma en mis amantes versos
Con júbilo derramo.

Y así las almas puras que me amen
Las cogerán pensando,
Que mañana tal vez por esa prenda
Allá en la eternidad nos conozcamos.

Jose Tomas De Cuellar