14.4.09

LA VISITA

Ha de venir vendra.
Cuando? No se. Muy pronto.
Escucho ya su voz remota
y sus pisadas oigo.

Abre la puerta alma mia, que no tenga
que llamar, y que este dispuesto todo:
apagado el fogon, limpia la casa,
y el blanco cirio de la fe, en el fondo.

Ha de venir. Vendra calladamente
me tomara en sus brazos; asi como la madre
al nino que vuelve cansado
de correr bosques y saltar arroyos.

Yo le dire en voz baja - Bien venida-
y sin miedo ni asombro,
me entregare al misterio,
pensare en Dios y cerrare los ojos

Luis G. Urbina

No hay comentarios: